¿Cómo se puede saber si eres daltónico?

La prueba, hoy en día, es muy sencilla, y sólo necesitarás lápiz y papel para tomar unas notas.

Observa atentamente esta imagen, y di si ves algún número. ¿Cuál es?

Ejemplo de una carta de color Ishihara. El número

¿Y ahora?

Ejemplo de una carta de color Ishihara.

Veamos esta:

Ejemplo de una carta de color Ishihara.

Y, por último…

Ejemplo de una carta de color Ishihara.

Espera, veamos una más:

Ejemplo de una carta de color Ishihara.

¿Te has tomado tu tiempo? ¿Has visto los números inmediatamente? Bueno, cada uno de nosotros es distinto, así que no te preocupes por ello.

Veamos ahora los resultados. En el primer caso, deberías ver el número 74. La siguiente imagen muestra un 6, y a continuación un 42, y la siguiente un 12. Si no ves ningún número en estas imágenes, seguramente eres daltónico.

La última imagen es algo especial: si no ves ningún número, no eres daltónico. En cambio, si ves algún número (concretamente, un 2) sí que sufres de daltonismo.

Y como comprobación de cómo ven los colores las distintas personas, voy a mostrar una carta de colores, que no todos vemos igual.

Así es como lo ve alguien que no tiene daltonismo:

Espectro que visualiza una persona sin ninguna alteración en la percepción del color.

 

Espectro que visualiza una persona con protanopia (falta de sensibilidad al color rojo):

Espectro que visualiza una persona con protanopia (falta de sensibilidad al color rojo).

 

Espectro que visualiza una persona con deuteranopia (falta de sensibilidad al color verde), que es de lo que estaba aquejado John Dalton:

Espectro que visualiza una persona con deuteranopia.

 

Espectro que visualiza una persona con tritanopia (falta de sensibilidad al color azul):

Espectro que visualiza una persona con tritanopia.

 

¿Cómo se descubrió el daltonismo?

Su descubridor, el pobre John Dalton, debía sentirse un bicho raro cuando trabajaba en el laboratorio, porque confundía los frascos que contenían las soluciones químicas y los reactivos.

En 1832, fue presentado al rey Guillermo IV, y para esta ocasión llevó un traje de color rojo. La situación era extraña, no sólo por el color; también porque era una persona muy discreta y reservada. Como fuera que quienes le conocían hicieron una observación sobre lo colorido de su vestimenta, él debió también de quedarse extrañado. Sin embargo, todo tenía una explicación: Dalton veía la casaca de color gris oscuro, en lugar del rojo que veía todo el mundo.

Cuando se fue a casa, empezó a reflexionar sobre todo ello. Sus posteriores investigaciones le llevaron a determinar la causa de la enfermedad que, con el tiempo, llevaría el nombre de daltonismo, acuñada en su honor. Su primera comunicación sobre ello se tituló Extraordinary facts relating to the vision of colours (Hechos extraordinarios relacionados con la visión de los colores), y fue presentada tal día como hoy, el 31 de octubre de 1794.

Científico hasta la médula, cuando murió quiso que sus ojos se conservaran, para que se pudiera investigar sobre ellos.

Y, efectivamente, en 1995 un equipo comprobó los ojos y el ADN de John Dalton. Tal como se esperaba, éste tenía, en efecto, un daltonismo que le impedía ver el color verde (deuteranopia).

John Dalton, en un grabado de W. H. Worthington.

 


Artículo redactado para La biblioteca perdida.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.