Acerca de

Durante muchos años, fui el creador y me encargué del crecimiento y mantenimiento de una bitácora que, andando el tiempo, tuvo un gran desarrollo, y como cierre, acabó en un feliz dulce final.

Vuelvo, ahora, con brío y ánimo renovados, con una nueva bitácora que —espero— sea de trayectoria venturosa y larga vida.

Trataré de acercaros noticias, datos e historias interesantes, cercanas, incluso desconocidas; de compartir, siempre, aquello que estimo pueda ser de utilidad o goce; si es posible, tanto de deleitar instruyendo, como de instruir deleitando. Objetivos, todos, modestos, y al mismo tiempo ambiciosos.  La bitácora estará en permanente actualización.

Aunque en la bitácora aparezcan entradas de ciencia, técnica o tecnología, sin duda lo más importante será lo que nace de las personas, en cualquiera de sus formas o manifestaciones.

 

Nota sobre el nombre de la bitácora: “Datos a tutiplén”

Al término tutiplén, el Diccionario de la Lengua española lo despacha con un exiguo “En abundancia“, que me deja completamente perplejo. Me voy a mi querido Diccionario de uso del español, de María Moliner, y ahí sí tenemos una más correcta definición, que además, se completa con el origen de la palabra. Así nos enteramos de que tutiplén proviene del catalán “a tutiplé“, que Moliner cree una “probable alteración de ‘a tot y ple’, a todo y lleno. Aplicado a la manera de dar o distribuir una cosa“. Su definición de tutiplén, algo más precisa que la de la Academia, es “Sin medida o discernimiento“. Por cierto: gracias a ella, me entero de que en castellano también se puede decir “tutiplé“.

Anuncios