¡Sunllas, bienvenidos a la industria del calzado!

Sunllas

Sunllas es una empresa recién nacida, cuyo origen último fue una serendipia, que finalmente ha acabado por tener existencia real, en forma de tienda online. Como ellos mismos dicen, se trataba de “una idea muy loca; muy sencilla. Unas zapatillas que son sandalias. Unas sandalias que son zapatillas”.

La aventura Sunllas llegará a buen puerto, porque las empresas de mayor presencia en este sector del mercado llegaron a decir lindezas del calibre de “esto habla del ADN de nuestra marca” o “esto solo lo podemos comercializar nosotros; es nuestro“. Por eso, al entender que no podía haber otro en el mercado, lo único que hicieron fue —en palabras de los creadores de Sunllas, Chema de la Fuente y Fernando Landa— “ofrecer algo ridículo”.

Lo que más me gusta de la historia de Sunllas no es que hayan tenido una idea que seguramente funcionará. No: lo que me parece más interesante del caso, sin duda, es que cuando se dirigieron a las grandes marcas, los prebostes del mercado del calzado, su respuesta fue muy parecida a la que pudimos ver en la saga de El Padrino, de Francis Ford Coppola (1974): no se negocia.

Rescato aquí un momento de la película, que —en sentido contrario— la historia de Sunllas y las empresas “con mayor volumen de facturación en el Estado (…) tres multinacionales españolas de moda con mayor volumen de facturación en el mundo” me ha traído a la memoria.

La escena transcurre en la mansión de Michael Corleone, y un senador norteamericano trata de extorsionar a la familia, a cambio de renovarles la licencia de juego en Las Vegas:

Senador Pat Geary: Puedo conseguirle la licencia de juego. El precio son 250.000 dólares.
Michael Corleone: Creo que el precio actual de una licencia de juego es de 20.000. ¿Estoy en lo cierto?
Senador Pat Geary: Sí.
Michael Corleone: Entonces, ¿por qué debería considerar pagar más de esa cantidad?
Senador Pat Geary: Porque intento aprovecharme de usted.
Senador Pat Geary: Quiero su respuesta y el dinero mañana por la noche. Y una cosa más. No intente ponerse en contacto conmigo nunca más. A partir de ahora, tratarán con Turnbull.
Michael Corleone: Senador, puede tener mi respuesta ahora, si así lo quiere. Mi oferta final es esta: nada. Ni siquiera la tarifa de la licencia de juego, la cual tendrá usted la gentileza de abonar personalmente.

El Padrino (The Godfather)
Por todo esto, aplaudo la decisión de Chema de la Fuente y Fernando Landa, que no se dejaron avasallar, y se han embarcado en una aventura que les llevará a buen puerto. Es su esperanza. Y la mía.

Nota: Aplaudo su decisión de utilizar materiales “responsables con el medio ambiente”.

 

Tienda y página web de Sunllas
Artículo en El País Tentaciones

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .