Cuando el remedio es peor que la enfermedad (y el médico un cabrón)

Una anciana con problemas en los ojos llamó al médico. Este acudió y le aplicó ungüento en los ojos. Mientras tenía los ojos cerrados, el médico fue sacando sistemáticamente todos los muebles de la casa. Cuando estuvo todo fuera y él la hubo curado, le pidió los honorarios acordados. Ella se negó a pagar y él la llevó a los tribunales.

La anciana dijo que efectivamente había prometido pagarle si le devolvía la vista, pero después del tratamiento su vista estaba peor que antes de la cura, «porque podía ver todos los muebles de mi casa, pero ahora no veo ninguno».

ESOPO, Fábulas: La vieja y el médico

Esopo, según Las Crónicas de Núremberg.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .