¿Cuál es el peor automóvil de la historia?

Logotipo de Edsel.

Tal día como hoy, el 19 de noviembre de 1959, cesaba la producción de una marca de automóviles que entre nosotros quizá no tenga mucha memoria, pero te aseguro que merece que se le recuerde (!).

Edsel había iniciado su andadura sólo dos años antes. Un periplo que sólo puede calificarse como catastrófico. En ese tiempo, Edsel alcanzó unas pérdidas de más de 250 millones de dólares. ¡Y son dólares de los años 1950!

El día en que Edsel apareció en el mercado (3 de septiembre de 1957), lo anunciaron a bombo y platillo como E-Day (Día E).

En un mercado automovilístico tan potente como el norteamericano, y en pleno apogeo de la que los estudiosos conocen como la era de la opulencia, las lumbreras de Edsel ni siquiera fueron capaces de vender 100.000 unidades.

La revista Time llegó a referirse a él en términos muy poco halagüeños:

Era un caso típico del coche menos indicado para el mercado menos conveniente en el momento menos oportuno.

Aún más duro fue Stephen Pile, que en su libro El libro de los fracasos heroicos (1979) llega a decir de Edsel:

Aunque ya fue impopular desde el principio, la popularidad del coche decayó. Un informe comercial de la época comparaba la gráfica de ventas del Edsel con una pista de esquí terriblemente peligrosa. Añadía además que sólo se había dado un caso de robo de un Edsel, que se supiera.

Edsel Convertible (1959).

Quienes tuvieron la ocasión de probar los vehículos Edsel apuntan a que su fracaso se debió a la concurrencia de muchas causas que, juntas, provocaron un descalabro técnico y económico que a día de hoy se considera el epítome del fracaso: el motor tenía problemas, el coche producía mucho ruido, se ‘calaba’ a menudo, emitía más humo que el resto de vehículos. También se citaban problemas mecánicos de cierta gravedad, como problemas con la dirección y las marchas.

Edsel Roundup.

Para colmo de males, consumía mucho combustible, y su potencia era muy inferior a la esperable en un vehículo de su consumo y cilindrada.

Por si fuera poco, su aspecto físico era objeto de muchas bromas: a muchas personas, el frontal del automóvil les recordaba a una vagina. Sí, has leído bien…

El famoso frontal del Edsel.

Por todo ello, la publicidad que desplegó en su comercialización es de una ironía que llega a poner los pelos de punta:

Su elegancia,

su motor,

sus excitantes nuevas funcionalidades

hacen que el resto de coches

parezcan corrientes.

Un nombre desafortunado

El nombre de la empresa se debe al del hijo de Henry Ford, que se llamaba precisamente Edsel. Lo peor habían sido las propuestas: entre otras, se supo que se barajaron nombres como Mangosta Civique, “tortuga utópica” y “pastelogram”.

Edsel, en la actualidad

Sin embargo, con los años Edsel se ha ido convirtiendo en un objeto de deseo de los coleccionistas. Le sucede lo mismo que a Ed Wood, que al ser considerado el peor director cinematográfico de la historia, su prestigio ha ido aumentando poco a poco, y hoy se le considera un director de culto.

Por análogas razones, Edsel, considerado el coche más feo del mundo, y también el peor coche de la historia, ha acabado por ser una reliquia cotizada por sus admiradores.

Edsel Corsair.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .