Las 100 fotografías más influyentes de la historia // 2. Almuerzo en lo alto del rascacielos

Se ha dicho en alguna ocasión que la Gran Depresión norteamericana de los años 1930, al capturar el esfuerzo y el sufrimiento de personas reales, fue la ocasión de algunas de las fotografías más recordadas de la historia.

La fotografía titulada Lunch atop the skyscrapper (Almuerzo en lo alto del rascacielos) es, sin duda alguna, una de las más conocidas de aquella etapa. En realidad: de toda la historia.

Lunch atop the skyscraper (1932).

Haber capturado ese momento de relajación de unos trabajadores que estaban construyendo el emblemático edificio 11 Rockefeller Center, fue sin duda una oportunidad de mostrar una escena que  fue utilizada como signo de esperanza. El mundo fue testigo de que, a pesar de la recesión  desbocada e ingobernable en que desembocó el crack de 1929, la ciudad de Nueva York no estaba parada. ¡Ni mucho menos!

Siendo el paro un azote como jamás se había visto en el país, la pobreza se había instalado en muchos hogares y la desesperanza campaba por doquier. La ocasión tenía que ser especial, así que eligieron una imagen que sin duda impactó al público.

Porque es importante contar que —ahora sí lo sabemos— la imagen formaba parte de una campaña publicitaria promovida por los constructores del edificio que tras su inauguración formaría parte del Rockefeller Center.

Espera, un momento… ¿De verdad cambia algo el hecho de que fuera parte de una campaña? En realidad, los protagonistas de la fotografía son los trabajadores que, desafiando a todos los riesgos, construyeron ese gigante de 70 pisos y 260 metros de altura.

Lo importante es que la imagen nos transmite una tranquilidad real, de personas de carne y hueso que se enfrentaban a su trabajo sin miedo a la altura. Unos trabajadores —debe recordarse una vez más— que no disponían de ninguna medida de seguridad.

Sin embargo, en este caso concreto, considero menos importante conocer el autor real de la imagen. Es cierto, por supuesto, que durante casi 80 años permaneció desconocido para el gran público, en parte porque la propietaria de los derechos de dicha fotografía (Corbis) siempre la había catalogado como de “autor indeterminado“.

En cambio, ahora sabemos que en aquella sesión había varios fotógrafos: Charles C. Ebbets, William Leftwich, y Thomas Kelley. Sin embargo, no hay pruebas definitivas de quién fue el que hizo esta fotografía concreta. Porque se hicieron más fotos. Había otras imágenes… Y, de hecho, ahora también sabemos que se hicieron varias pruebas de cámara…

No quiero decir con esto que fueran modelos profesionales; ¡en absoluto! En la fotografía aparecen los trabajadores reales del rascacielos. Pero la imagen que con el tiempo sería un icono de nuestra cultura, no era una captura “casual“. Los trabajadores estaban “posando” para el fotógrafo. Y la prueba más evidente son las otras imágenes que años más tarde se publicaron.

Sirva, como ejemplo, otra imagen de la misma sesión:

Descansado sobre la viga.

Un comentario en “Las 100 fotografías más influyentes de la historia // 2. Almuerzo en lo alto del rascacielos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .