Las 100 fotografías más influyentes de la historia // 1. Retrato de Abraham Lincoln

Mathew Brady: Retrato de Abraham Lincoln (1860).

El caso de Mathew Brady fue el de un fotógrafo que gracias a sus ideas, de gran calado, llegó muy lejos en su carrera. Por sus maneras y forma de trabajar, por la logística que desplegó, por sus dotes de organización, por su especialización, se le considera un gran autor. Para llevar a cabo sus propósitos, no dudó en invertir ingentes cantidades de dinero, y contratar a decenas de los mejores fotógrafos del país. Sin duda, un pionero, y el primer reportero de guerra de la historia.

Durante la guerra civil norteamericana, Brady dedicó gran parte de su tiempo a realizar retratos fotográficos de oficiales, tanto de la Unión como de los confederados. Inmortalizó a prácticamente todo el que tenía alguna relevancia. Por citar algunos de los más conocidos: Ulysses S. Grant, George Custer, William Sherman, Stonewall Jackson, y Robert E. Lee.

Pero si hay una imagen de Brady que haya quedado como referente visual; si existe una fotografía que marca un antes y un después, sin duda es la que tomó de Abraham Lincoln cuando se dirigía al discurso de su presentación pública ante los miembros y simpatizantes del partido republicano en la Cooper Union (Nueva York), en febrero de 1860.

Lincoln, seguramente consciente de que su futuro político pasaba necesariamente por ser recordado no sólo por las palabras y la elocuencia de su discurso, pensó que éste alcanzaría esencialmente a los 1.500 presentes. Sin embargo, a través de la imagen —cuya capacidad de evocación es únicamente comparable al más poderoso de los sentidos humanos (el olor)— ya no era sólo el momento, el aquí y ahora. Con la imagen —pensó— quizás trascendería el tiempo y el espacio.

Al entender que la fotografía podría funcionar como un potente amplificador de su mensaje, resultó que el candidato Lincoln acabó teniendo una sólida clarividencia. Eso, o era un pillín.

En la escena, Brady tiene como modelo al que luego sería presidente de los Estados Unidos de América, símbolo para todos de quien abolió la esclavitud en su país.

Acuciado por el deseo de Lincoln de parecer natural, Brady tuvo que emplearse a fondo, e hizo gala de todos sus recursos y su sabiduría. Más tarde afirmaría:

“Tuve muchos problemas para poder hacer una fotografía natural.”

Esta es la imagen con la que ambos quedarían inmortalizados para siempre. El propio Lincoln lo admitiría años después:

“Brady y el discuro en la Cooper Union me hicieron presidente de los Estados Unidos.”

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .