A ver si nos enteramos de una puñetera vez: ¡Al futuro le tenemos sin cuidado!

Se puede decir de muchas formas, pero me gusta especialmente la forma descarnada en que se  expresa en la novela postapocalíptica La carretera (2006), de Cormac McCarthy.

No intentes leerla si tienes un corazón delicado o eres impresionable. No puede haber nada más desasosegante. ¿Desasosegante, digo? En realidad, habría que parafrasear al príncipe de la insolidaridad, Mariano Rato: “¡es el futuro, amigo!”.

La gente siempre se estaba preparando para el mañana. Yo no creía en eso. El mañana no se estaba preparando para ellos. Ni siquiera sabía que estaban ahí.

Por cierto: si no quieres o no puedes leer la novela original, en su lugar podrías ver la película que, con un guión basado en la novela, se tituló igualmente: La carretera (John Hillcoat, 2009). Protagonizada por Viggo Mortensen y Kodi Smit-McPhee, asistirás al afán de un padre y su hijo por seguir con vida, sea como sea. Si pretendes verla, te adelanto que sufrirás junto a ellos con cada minuto de su metraje.

A juicio de quien esto escribe, lo mejor de la película es la motivación del padre por transmitir los valores a su hijo, inculcándole una “buena educación“, y al mismo tiempo luchando contra el desfallecimiento, contra la locura que poco a poco se va instalando en él, y a sabiendas de que —a pesar de todo— puede que todo sea inútil.

En la película también aparecen también Charlize Theron, Guy Pearce y Robert Duvall.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .