El ego perfumado de Donald Trump

Tal día como hoy, el 23 de septiembre de 2004, un supuesto «exitoso hombre de negocios» lograba poner su nombre a una nueva colonia.

Era propietario, entre otras aventuras, de empresas inmobiliarias, campos de golf y hoteles, así como de casinos. Y era en éstos donde vendería su perfume, una etapa más en su hinchado ego, que acabaría llevándolo a convertirse incluso en presidente de los Estados Unidos de América.

Estoy hablando —¡cómo no!— de Donald Trump y del ego más hinchado de la galaxia. Por cierto: la colonia se llamó «Donald Trump, The Fragance«, y fue lanzada por una prestigiosa compañía: Estée Lauder.

Donald Trump, The Fragance, la primera colonia de Trump (2004).

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.