¿Qué significan las 7 puntas de la Estatua de la Libertad?

Cabeza de la Estatua de la Libertad, en un sello de correo aéreo, emitido en 1971.

Imaginemos la escena: te encuentras buscando información sobre la Estatua de la Libertad, y cuando llegas a la parte donde se explica el significado de las 7 puntas que tiene alrededor de su cabeza, te encuentras con que “representa los 7 continentes y los 7 mares [océanos]”. Si buscas en Google, lo verás escrito en miles de páginas. Por poner sólo unos ejemplos:

Pero no creas que pasa únicamente en páginas informativas; también en las de contenido lúdico, como las basadas en test:

Siento decir que no. En absoluto: las 7 puntas de la Estatua de la Libertad no representan los 7 continentes, ni los 7 océanos.

Nimbo, aureola, halo

En las representaciones artísticas, como cuadros y esculturas, el nimbo se usaba cuando aparecían dioses o personas divinizadas, para simbolizar su poder y su gloria. Podemos verlo claramente en multitud de obras. Un ejemplo es el dios griego Apolo:

El dios Apolo, con un nimbo radiante, en un mosaico romano de finales del siglo II, El Djem (Túnez).

Helios, el dios del Sol de los romanos, se representaba con este nimbo radiante (también denominado nimbo radiado), por razones evidentes: eran los rayos que él mismo desprende.

Relieve troyano que representa a Helios en un triglifo con metopa del Templo de Atenea. Se conserva hoy en el Museo de Pérgamo (Berlín).

Estatuilla de Helios.

Helios, personificación del Sol de la Antigüedad. Detalle de un sarcófago romano del siglo III.

Cuando los cristianos hicieron su aparición, no podían tomar directamente la simbología que ellos consideraban “pagana”, si bien acabaron adoptándola igualmente. Un ejemplo es la representación de Cristo. Este es denominado Cristo como sol Invicto:

Mosaico de finales del siglo III de Sol Invictus con nimbo en el Mausoleo M de la necrópolis bajo la basílica de San Pedro, que ha sido interpretado como una representación de Cristo (Cristo como el Sol).

En el siglo IV, el arte paleocristiano incorporó el nimbo en las primeras imágenes (iconos) de Jesús, aunque los rayos se transformaron en una cruz, el símbolo más característico del cristianismo: era el nimbo crucífero:

Mosaico de Cristo con el nimbo crucífero en la Basílica de San Apolinar Nuovo en Rávena.

Francesco Botticini: Santa Cecilia, entre San Valerio y San Tiburcio. Cuadro pintado hacie 1470.

Esta aureola se aplicó más tarde a la Virgen María, a los ángeles y finalmente a los santos. Con el tiempo, acabó estilizándose de tal forma, que era tan sólo un fino halo, en ocasiones casi imperceptible:

Simon Bouet: María Magdalena. Obra ejecutada entre 1614-1615.

Todo esto puede observarse  en el cuadro de Velázquez Conversación sagrada, donde es fácil reconocer los rayos solares del nimbo de la Virgen María, diferenciados de los santos, en una especie de “gradación de halos”:

Velázquez: Conversación sagrada. La obra representa a la Virgen con el niño, acompañados de un grupo de santos: Santa Gertrudis la Magna (1256-1302), San Pedro de Alcántara (1499-1562), San Antonio de Padua (1191/95-1231), San Francisco de Asís (1181/82-1226), San Juan Nepomuceno (1340-1393) y San Felipe Neri (1515-1595).

Pero es que el mismísimo Buda también ha sido representado con el nimbo radiante:

Escultura de Buda, siglo I-II, Gandhara (Pakistán).

Los 7 continentes

Recordemos que quienes afirman que las 7 puntas representan los 7 continentes. Pero ¿por qué los 7 continentes? ¿Y por qué no los 5 continentes?

Puesto que existen varios modelos continentales, el Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos (que es de donde parte la explicación de las 7 puntas de la corona) se acoge al modelo de 7 continentes. Siendo el organismo encargado de su administración, se ha convertido en la fuente de donde casi todo el mundo toma la información. Ellos  defienden esta teoría, aduciendo que son 7: América del Norte, América del Sur, Europa, Asia, África, Oceanía y Antártida.

 

Los 7 mares y los 7 océanos

Si quien te dice que las puntas indican los 7 mares, la explicación la habrá de basar en adoptar el modelo medieval, a saber: Adriático, Arábigo, Caspio, Mediterráneo, Negro, golfo Pérsico, y mar Rojo. O sea: ¡encaje de bolillos, para que la teoría funcione!

Y si hablamos de los 7 océanos, entonces serían: Ártico, Antártico, Pacífico Norte, Pacífico Sur, Atlántico Norte, Atlántico Sur, e Índico. De nuevo: ¡encaje de bolillos!

 

Mi pregunta

Teniendo en cuenta todo lo expuesto: ¿aún debemos seguir creyendo lo que se dice sobre las 7 puntas de la corona de la Estatua de la Libertad?

Mi opinión —tan respetable como la del Servicio de Parques Nacionales de Estados Unidos— es que estas 7 puntas son, en realidad, el nimbo radiante de la Antigüedad, ya que la Estatua de la Libertad es una escultura que, desde su nacimiento en Francia, quiso ser un faro, aunque su trayectoria posterior la haya ido cargando de una representación simbólica que no tenía inicialmente.

Estatua de la Libertad, al atardecer.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .