El silogismo y la falacia, revisitados por Woody Allen

Cuando estudiábamos Lógica en el instituto, al llegar la lección dedicada al silogismo aristotélico se nos contaba lo de la premisa universal y la premisa particular, y su correspondiente conclusión. Seguro que lo recuerdas, ¿verdad? Y cuando le tocaba el turno a desmontar la falacia que nos proponía el profesor, a veces me hacía un lío, a pesar de que era sensacional explicándolo.

Me quedé varado en aquella penumbra durante años, y no salí de ella hasta que vi el ejemplo más extraordinario, en una película de Woody Allen: La última noche de Boris Grushenko (1975).

A: Sócrates es un hombre.

B: Todos los hombres son mortales.

C: Todos los hombres son Sócrates.

Así que todos los hombres son homosexuales.

 

Un comentario en “El silogismo y la falacia, revisitados por Woody Allen

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.