[1964] La incineración ya no es pecado mortal

Tal día como hoy, el 5 de junio de 1964, el entonces papa Pablo VI modificaba una de las normas eclesiásticas más inveteradas, que sin embargo no era conocida por todos los católicos. Hasta este día, los fieles no podían incinerar sus restos, teniendo que acogerse obligatoriamente a la única opción permitida por la Iglesia católica: la inhumación o enterramiento.

Pablo VI añadía una nueva fórmula: la incineración (o cremación), levantándose el castigo por incumplir su prohibición. Sus normas, hasta entonces, no admitían otra posibilidad. Quizá debamos recordar que, para un católico, la incineración constituía un pecado mortal.

Sobre el levantamiento de la prohibición, la Santa Sede se expresó con gran claridad:

“Esta actitud es comprensible, porque la incineración no puede en absoluto afectar al alma, elemento espiritual; afecta al cuerpo que, mediante la cremación, vuelve solamente a ser polvo más rápidamente. No se opone a la obra de la Naturaleza.”

 

Cementerio para extranjeros, Hakodate, Hokkaido (Japón).


Artículo redactado para La biblioteca perdida.

Un comentario en “[1964] La incineración ya no es pecado mortal

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .