Zagreb: uno de los accidentes ferroviarios más trágicos de la historia en Europa

Río Saba, en Zagreb (Croacia).
Río Saba, en Zagreb (Croacia).

Tal día como hoy, el 30 de agosto de 1974, se producía un accidente de terribles dimensiones. De tal calibre, que se trata de uno de los accidentes ferroviarios más trágicos de la Historia de Europa.

Estación Central de Zagreb, principal estación de tren de la ciudad (antiguamente formaba parte de Yugoslavia, hoy de Croacia).
Estación Central de Zagreb, principal estación de tren de la ciudad (antiguamente formaba parte de Yugoslavia, hoy de Croacia).

 

El tren expreso 10410, que iba de Belgrado (entonces, Yugoslavia; hoy, en Serbia) a Dortmund (Alemania), descarriló momentos antes de entrar en la Estación Central de Zagreb (en aquel momento pertenecía a Yugoslavia, hoy es la capital de Croacia).

 

Vista de la zona cercana donde se produjo el accidente.
Vista de la zona cercana donde se produjo el accidente.

 

El tren llevaba a unos 400 obreros, que volvían a su trabajo en Alemania después de disfrutar unos días de vacaciones de verano con sus familias. Debido a que iba a una velocidad excesiva, no logró tomar bien la curva, lo que acabó provocando su descarrilamiento.

Se sabe que los dos maquinistas que llevaban el convoy —Nikola Knežević y su ayudante Stjepan Varga— habían trabajado un exceso de 300 horas en el mes de agosto. La investigación destapó que ambos llevaban trabajando 2 días seguidos sin descansar.

El límite de velocidad en el tramo del accidente era de 40 km/h, pero el ferrocarril iba entonces a 104 km/h. Aunque los maquinistas accionaron los frenos en el último momento, ya era tarde para evitar el descarrilamiento. El resultado fue de 153 muertos.

Algunos de los supervivientes del accidente, afirmaron que el tren no redujo la velocidad al pasar por las estaciones de Ludina y Novoselec, una hora antes de la de Zagreb. Observaron que, además, cabeceaba y se inclinaba peligrosamente durante la marcha.

Tanto el conductor como su ayudante sostuvieron que los frenos de la locomotora habían fallado. Sin embargo, las comprobaciones posteriores demostraron que los frenos funcionaban perfectamente.

 

Vagones destrozados.
Vagones destrozados.

 

Vagones destrozados.
Vagones destrozados.

 

La investigación confirmó que el accidente se hubiera evitado si hubieran hecho caso de la restricción de velocidad. En otras palabras: los responsables eran los maquinistas.

A pesar de todo, los jueces rebajaron la condena, teniendo en cuenta el atenuante de la inevitable fatiga, tras 52 horas continuas de trabajo. Al final, el conductor fue sentenciado a 15 años de prisión, y su ayudante a 8.

 

Restos del accidente.
Restos del accidente.

 

Monumento a las víctimas del accidente ferroviario de Zagreb, en el Cementerio Mirogoj. Escultura de Vojin Bakic.
Monumento a las víctimas del accidente ferroviario de Zagreb, en el Cementerio Mirogoj. Escultura de Vojin Bakic.

 


Artículo redactado para La biblioteca perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.