El cajero automático: un invento que hizo Historia

La primera transacción en un cajero automático, el 27 de junio de 1967. Imagen: GETTY IMAGES
La primera transacción en un cajero automático, el 27 de junio de 1967. Imagen: GETTY IMAGES

El padre de todos los cajeros automáticos

Tal día como hoy, el 27 de junio de 1967, se inauguraba el primer cajero automático de la Historia (en inglés se denominan ATM, acrónimo de Automatic Teller Machine). Para presentarlos en sociedad, contrataron a Reg Varney, un actor británico que hizo los honores de usarlo por vez primera ante el público y la prensa.

El cajero fue instalado por Barclays Bank, en una oficina de su filial en Enfield Town, en Londres.

El primer cajero automático. Imagen: Barclay Card
El primer cajero automático. Imagen: Barclay Card

El invento

El funcionamiento de este primer cajero no tenía, realmente, mucho que ver con los que usamos en la actualidad.

La idea de crear un cajero automático, que funcionara incluso aunque la oficina bancaria estuviera cerrada, se le ocurrió a John Sheperd-Barron (1925-2010), un empleado de una fábrica de máquinas contadoras de dinero (en inglés, machine teller), que un sábado fue a su banco, pero ya habían cerrado. El pobre de John, que vivía en el campo y no podía desplazarse a Londres más que los sábados, se debió quedar con un palmo de narices. Pero, a cambio, tuvo una idea feliz.

El procedimiento de aquel cajero inicial se basaba en que antes de sacar el dinero, tenías que ir al banco y adquirir unos cheques de 10 libras, que estaban marcados: previamente se habían impregnado con una pequeña cantidad de carbono 14.

 

Cheque especial para ser usado en el cajero automático de Barclays. Imagen: BARCLAYS
Cheque especial para ser usado en el cajero automático de Barclays. Imagen: BARCLAYS

 

Cuando se le hizo notar que el carbono 14 emitía algo de radioactividad, Sheperd-Barron no tuvo reparos en contestar:

“Más tarde calculé que para tener problemas, una persona tendría que comer 136.000 cheques para sentir algún efecto”

En esta oficina de Barclays fue donde se instaló el primer cajero automático de la Historia, el 27 de junio de 1967.
En esta oficina de Barclays fue donde se instaló el primer cajero automático de la Historia, el 27 de junio de 1967.

 

Una de las grandes diferencias con la forma en que se hace actualmente es que, en aquel primer cajero, el apunte en la cuenta se realizaba al pedir el cheque.

Cuando necesitabas ir al cajero a sacar el dinero, usabas el cheque en cuestión, y tendrías que utilizar un número de 6 dígitos como comprobación adicional de que el cheque era tuyo. En realidad, esto es lo que había pensado el inventor, pero no fue lo que sucedió.

 

Placa conmemorativa de la inauguración del primer cajero automático de la Historia, el 27 de junio de 1967.
Placa conmemorativa de la inauguración del primer cajero automático de la Historia, el 27 de junio de 1967.

¿Por qué usamos 4 dígitos en los PIN?

La esposa de Sheperd-Barron le dijo que le costaba recordar 6 números, y le preguntó si podía reducirlo. Dicho y hecho: el inventor lo dejó en sólo 4. Con ello, creó lo que ahora es un estándar universal para todo tipo de dispositivos electrónicos: el PIN de 4 dígitos.

Expansión

Por cierto, cuando Sheperd-Barron explicó su invento en Norteamérica, a él le tildaron poco menos que de loco, y calificando al cajero de “cosas de europeos”.

A España, los primeros cajeros automáticos llegaron en el año 1974.

El cajero automático nos ha cambiado la vida a todos sin excepción...
El cajero automático nos ha cambiado la vida a todos sin excepción…

El mundo sin cajeros automáticos

Shepperd-Barron, definitivamente, cambió la forma en que miramos y tratamos al dinero, ya que su invento modificó por completo los usos y costumbres de muchos millones de personas. De hecho, el mundo de hoy no lo podríamos concebir sin cajeros automáticos: su ubicuidad es tan manifiesta, que ya ni siquiera nos imaginamos que hubo una época en que ni siquiera existían.

El propio Sheperd-Barron cuenta cómo llegó a calibrar la importancia y la influencia de su invento. En un viaje que hicieron a Chiang Mai (Tailandia), él y su esposa se fijaron en un agricultor que venía en una humilde carreta, y que cuando se bajó, se quitó el sombrero para usar el cajero automático. John hubo de aceptarlo:

“Fue la primera señal de que habíamos cambiado al mundo”

 

 

 


Artículo redactado para La biblioteca perdida.

3 comentarios en “El cajero automático: un invento que hizo Historia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .