La Carta Magna: ¿documento fundamental de la modernidad?

Carta Magna: Cotton MS. Augustus II. 106, uno de los 4 ejemplares sobrevivientes del texto de 1215.
Carta Magna: Cotton MS. Augustus II. 106, uno de los 4 ejemplares sobrevivientes del texto de 1215.

En el Diccionario de la Academia, carta magna se define como “Constitución escrita o código fundamental de un Estado”. Ello es debido, precisamente, al documento que se firmó en Inglaterra, tal día como hoy, el 15 de junio de 1215. Estoy hablando de la Carta Magna, un texto histórico fundamental en la Historia occidental.

El rey Juan sin Tierra

Juan sin Tierra era en realidad Juan I de Inglaterra, pero la Historia lo conoce con este sobrenombre debido a que —por ser el hijo menor— no tenía herencia, así como por haber perdido los territorios que su dinastía, los Plantagenet, poseían en Francia. Otro de los alias con que se le conoció es Espada Suave, un evidente eufemismo para referirse a su poca pericia militar.

Árbol genealógico simplificado, que muestra a Enrique II y a sus hijos, el último de los cuales es Juan I (Juan sin tierra).
Árbol genealógico simplificado, que muestra a Enrique II y a sus hijos, el último de los cuales es Juan I (Juan sin tierra).

 

Dibujo de principios del siglo XIII, de Matthew Paris, en el que se muestran las costumbres bélicas de entonces.
Dibujo de principios del siglo XIII, de Matthew Paris, en el que se muestran las costumbres bélicas de entonces.

Firma de la Carta Magna

El nombre completo es Magna Charta libertatum (‘Carta Magna de las libertades’), aunque inicialmente tampoco se llamaba así. Realmente, la denominación se le dio cuando dos años más tarde, en 1217, tras la guerra civil inglesa se promulgó la Carta del Bosque (Charter of the Forest). Para diferenciarlas, a la de 1215 se la llamó precisamente así.

Runnymede Meadows: En esta pradera fue donde se firmó en 1215 la Carta Magna. Por eso al principio se llamó Carta de Runnymede.
Runnymede Meadows: En esta pradera fue donde se firmó en 1215 la Carta Magna. Por eso al principio se llamó Carta de Runnymede.

Fue firmada tras la rebelión de los nobles (barones) contra el rey, hartos de sus excesos y atropellos.

El rey no sólo estaba enfrentado a las clases altas. La Iglesia era también su gran enemigo: el papa Inocencio III le había excomulgado en el año 1209. Muy a su pesar, el rey no tuvo otra opción que aceptar las cláusulas, aunque no fueron respetadas durante mucho tiempo.

Tal como explica, muy bien, la propia Biblioteca Británica, la Carta Magna hay que interpretarla como fruto de su contexto histórico:

[fue] una solución práctica a una crisis política, que inicialmente sirvió a los intereses de las clases privilegiadas de la sociedad feudal, al reafirmar el poder de la costumbre para limitar el comportamiento despótico del rey“.

En principio, el documento, compuesto por 63 artículos, iba destinado a limitar el poder del rey, y a proteger algunos derechos del pueblo.

La Iglesia, después de tan convulsas relaciones, había logrado quedar fuera del control del rey, estableciéndose que no sólo estaba fuera de su alcance, sino que lo era a perpetuidad. La Carta Magna venía a restablecer los privilegios y derechos de la Iglesia.

Grabado que muestra la firma de la Carta Magna, el 15 de junio de 1215, en Runnymede (Inglaterra). © Photos.com/Thinkstock
Grabado que muestra la firma de la Carta Magna, el 15 de junio de 1215, en Runnymede (Inglaterra). © Photos.com/Thinkstock

La Carta Magna, en siglos posteriores

En realidad, este documento no adquirió la importancia y relevancia que tiene hoy en día hasta mucho tiempo después. De hecho, en su obra Vida y muerte del rey Juan Shakespeare ni siquiera habla de ella. Hubo de sufrir añadidos, modificaciones y muchas peripecias, hasta que en los últimos tres siglos se ha ido reivindicando su verdadera importancia.

Uno de los puntos que han definido la permanencia de este documento, y el que más ha influido en las redacciones de las modernas Constituciones, es la conocida como cláusula 39, en la que se adivinan ya principios como la presunción de inocencia, el derecho de habeas corpus, las garantías procesales, o la institución del jurado popular. Cuestiones que hoy nos parecen de lo más natural, pero que en modo alguno lo eran a principios del siglo XIII:

Ningún hombre libre será arrestado, o detenido en prisión o desposeído de sus bienes, proscrito o desterrado, o molestado de alguna manera; y no dispondremos sobre él, ni lo pondremos en prisión, sino por el juicio legal de sus pares, o por la ley del país.

Por eso fue la fuente de inspiración —entre otros— para la Declaración de Independencia de Estados Unidos (1775), o para la Declaración Universal de los derechos del hombre y del ciudadano (1948).

Precedente de las Constituciones modernas

Algunos de los derechos o libertades que hoy nos dan las Constituciones escritas, tienen su origen último en esta Carta Magna de 1215.

Algunos apartados de la Carta Magna de 1215:

  • independencia de la Iglesia, restablecimiento de derechos y privilegios
  • derecho de los ciudadanos a poseer y heredar bienes (propiedad privada)
  • igualdad ante la Ley
  • habeas corpus
  • prohibición del soborno y la mala conducta a los funcionarios públicos

Por todo ello, se considera que la Carta Magna es un antecesor directo de las Constituciones modernas.

Grabado, con el texto de la Carta Magna, rodeado de los escudos de los firmantes.
Grabado, con el texto de la Carta Magna, rodeado de los escudos de los firmantes.

La Carta Magna, a la vista de un ciudadano del siglo XXI

  • En primer lugar, debe hacerse la puntualización de que nunca se llamó “la Carta Magna”: era, simplemente, “Carta Magna”, sin el artículo determinado.
  • Era la primera vez que, en un documento escrito, se plasmaban limitaciones al poder de un rey.
  • El documento se creó y firmó (en realidad, se selló) en Runnymede, cerca del castillo de Windsor. La rubricaron 25 barones, y estaban presentes como testigos casi 30 obispos y abades.
  • Por esa razón, al principio el documento se llamaba Carta de Runnymede, convirtiéndose en las revisiones que se hicieron posteriormente en la Carta Magna.
  • Se cree que del documento original se hicieron aproximadamente 20 copias, de las que sólo sobreviven 4: dos se encuentran en la Biblioteca Británica, y las demás están en los archivos de las catedrales de Lincoln y Salisbury, respectivamente.
  • Hasta el año 2015, las copias sobrevivientes de la Carta Magna jamás habían estado juntas. La British Library (Biblioteca Británica) organizó una exposición de 3 días, en la que 43.000 personas hicieron su reserva. Sin embargo, la visita se restringió a tan sólo 1.215, cifra simbólica que representa el año en que se firmó.
  • En realidad, el documento es un texto continuo, en el que no aparecen ni apartados ni artículos. Éstos se introdujeron más tarde, con el objeto de que el texto se pudiera entender y comprender mejor.
  • Puedes ver una traducción completa, en castellano, en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).
  • Escrita originalmente en latín, la Carta Magna no fue traducida al idioma inglés hasta 300 años más tarde.
  • No hubo que esperar mucho tiempo hasta que fue violada (por el rey): sólo 3 meses.
  • La única copia de la Carta Magna que obra en manos privadas, fue vendida en una subasta por 21,3 millones de dólares, en el año 2007. Aunque ha de hacerse la advertencia de que no era una edición de 1215, sino una posterior de 1297. Se trata de la cifra más alta jamás pagada por una hoja de texto.

 

The Jurors (2015), instalación artística en Runnymede Meadows, del escultor Hew Locke, para conmemorar el 800º aniversario de la firma de la Carta Magna.
The Jurors (2015), instalación artística en Runnymede Meadows, del escultor Hew Locke, para conmemorar el 800º aniversario de la firma de la Carta Magna.

 

Imagen perteneciente a la
Imagen perteneciente a la Historia en comic de Inglaterra, de Bill Nye (1906).

 

Sello de Estados Unidos, emitido en 1965 en conmemoración de la firma de la Carta Magna.
Sello de Estados Unidos, emitido en 1965 en conmemoración de la firma de la Carta Magna.

 

Un Robin Hood surrealista

Seguramente se debió a que a Hollywood no le bastara que Robin Hood sea una leyenda revisitada hasta la saciedad, porque en el año 2010 aún produjeron una (otra) versión, en la que se puede ver lo nunca visto: cómo el rey Juan I de Inglaterra (Juan sin tierra) no sólo no firma la carta, sino que la rompe en público, ante la mirada inquieta y atónita de los nobles:

 

De la Carta Magna a Magna Carta

Magna Carta —no Carta Magna— es un grupo formado en 1969, que aunque aparentemente hoy no son muy recordados, no han sido olvidados por algunos (entre los que me cuento). Entre 1969 y 1973 publicaron una serie de discos muy interesantes, entre los que yo destacaría Magna Carta (1969), Seasons (1970), Songs from Wasties Orchard (1971), y Lord of the ages (1973).

Magna Carta, en 1972 en Amsterdam.
Magna Carta, en 1972 en Amsterdam.

Como muestra de la obra del grupo, permíteme que haga una selección de algunos de los temas que me gustan personalmente:

 

 


Artículo redactado para La biblioteca perdida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.