Música·Miscelánea

El futuro será de las mujeres… ¡o no habrá futuro!

Un larguísimo recorrido es el que media entre la más simple canción de amor y un amor más justo y equilibrado. Un hilo conductor que, a veces fino, a veces grueso, pasa por la contemplación, la reflexión, la provocación o el enfado.

Posturas, todas, igual de válidas, cuyo punto en común es estar protagonizadas por mujeres. Quiero apuntar aquí, por cierto, lo amplio y diverso de sus actitudes: la policromía de sus visiones.

Mari Trini

En 1971, María Trinidad Pérez de Miravete-Mille y Pascual del Riquelme (a la que conocimos como Mari Trini) se descolgaba en pleno tardofranquismo con una canción en apariencia romántica, pero con un evidente fondo reivindicativo. Teniendo en cuenta el contexto histórico en que apareció, me atrevería a decir que hasta cierto punto era una postura de combate.

La canción se titulaba Yo no soy esa, y seguramente era un guiño —en sentido contrario— del otrora éxito de la copla española, Yo soy… esa, cuya letra, absolutamente inefable, ha sido y es símbolo inequívoco de la cosificación de la mujer por parte del hombre.

Frente a la canción escrita para Juanita Reina, con que ella misma cosechó un éxito sin par:

Yo soy…esa. Esa oscura clavellina que va de esquina en esquina volviendo atrás la cabeza. Lo mismo me llaman Carmen, que Lolilla que Pila. Con lo que quieran llamarme me tengo que conformá. Soy la que no tiene nombre, la que a nadie le interesa, la perdición de los hombres, la que miente cuando besa.

Mari Trini esgrimía y a la vez reclamaba la libertad de la mujer:

Yo no soy esa que tú te imaginas: una señorita tranquila y sencilla, que un día abandonas y siempre perdona…

Anni B Sweet

Aunque siempre con la vista puesta en la canción que nos hizo fijarnos en ella (su versión de Take on me, de A-ha), he preferido traer a colación este interesante videoclip, que al mismo tiempo es la representación de un relato en vivo, al estilo de los de Agatha Christie:

PJ Harvey

Con una respetable trayectoria a sus espaldas, PJ Harvey sorprende una y otra vez a sus seguidores, con sus constantes devaneos, su ir y venir… Aun así, es una autora a la que tenemos en cuenta y seguimos prestando atención, a pesar de que en mi opinión resulta algo irregular.

Julieta Venegas y Mala Rodríguez

El tema original de Julieta Venegas, Eres para mí, es aquí reinterpretado por dos grandes valores de la escena musical. Su autora, por un lado, sigue su propia canción al pie de la letra, mientras Mala Rodríguez la asume como propia, añadiendo y reconstruyendo a la ya de por sí excelente canción:

 

Bebe

Con Bebe (que a pesar de su potente acento extremeño por criarse allí es de Valencia) ya no caben medias tintas. En ella todo es explícito. Sus metáforas son puñetazos. La razón le asiste, y la expresa con vehemencia a lo largo de toda su carrera. Dejó las cosas muy claras ya en su disco de debut, con un No rotundo a la violencia machista en su canción-banderaMalo:

 

Ornella Vanoni

Poco puede decirse de este éxito imperecedero de Ornella Vanoni, que en 1971 sorprendía con una canción que pronto acabó convirtiéndose en clásico absoluto, convirtiéndola a ella misma en alguien a quien desde entonces había que tener necesariamente en cuenta. La canción era L’appuntamento (La cita).

[Anotación para curiosos] Sí que se puede decir algo más de esta canción: que estaba basada en otra, titulada Sentado à beira do caminho, compuesta por Roberto Carlos y Erasmo Carlos (su hermano), y que éste grabó en portugués en 1969.

 

Luz Casal

Tras unos inicios inestables y algo erráticos, nuestra adorada Luz Casal por fin logró tomar firmemente las riendas de su carrera. Y desde luego que, entonces, lo hizo con fuerza. Desde entonces, siempre ha sido ella misma. Siempre recordaré la primera vez que escuché esta canción. ¿Y tú?

[Pido disculpas por la calidad del sonido, pero a día de hoy hemos de verlo como un documento histórico.]

 

t.A.T.u.

Polémicas, sí, aunque ya entonces sabíamos que serían flor de un día:

 

Mónica Naranjo

De nuevo una canción icónica es deudora de otra anterior. Mónica Naranjo, lejos de ocultar su admiración por Mina, hizo gala de ello, siendo su tema-bandera, Sobreviviré, un homenaje directo a la canción Fiume azzurro (Humo azul), de la inolvidable Mina Mazzini.

La puesta al día de esta canción sorprendió sobremanera en nuestro país, puritano hasta el tuétano.

Pero más allá del puro espectáculo, quiero recordar cómo la puerta que otras mujeres abrieron décadas atrás se abría ahora de par en par:

Sobreviviré, buscaré un hogar entre los escombros de mi soledad.

Paraíso extraño, donde no estás tú, y aunque duela quiero libertad aunque me haga daño.

Zaz

Si no conoces a Zaz, déjame que te presente una de sus canciones, Je veux (Quiero), y así tú serás quien juzgue sin condicionamientos:

 

Lila Down & Lamari (Chambao)

El impresionante talento de Lila Down representa una aportación artística de primer orden, en la que México nunca deja de estar presente: selvática, telúrica, y apasionada. El contrapunto de Lamari (Chambao) incrementa aún más el valor de esta canción, Ojo de culebra:

 

Natalia Lafourcade

¡Qué difícil me resulta elegir una canción! de mi estimadísima Natalia Lafourcade, ya que pocas carreras musicales actuales me merecen tanto respeto como la que ella está construyendo…

Finalmente, he escogido un hermosísimo tema: Tú sí que sabes quererme, que interpreta con Los Macorinos en una inspirada actuación:

 

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.