Pablo Neruda: «Sólo el hombre»

Fort Bulnes (Chile).

Sólo el hombre

Yo atravesé las hostiles

cordilleras,

entre los árboles pasé a caballo.

El humus ha dejado

en el suelo

su alfombra de mil años.

 

Los árboles se tocan en la altura,

en la unidad temblorosa.

Abajo, oscura es la selva.

Un vuelo corto, un grito

la atraviesan,

los pájaros del frío,

los zorros de eléctrica cola,

una gran hoja que cae,

y mi caballo pisa el blando

lecho del árbol dormido,

pero bajo la tierra

los árboles de nuevo

se entienden y sé tocan.

La selva es una sola,

un solo gran puñado de perfume,

una sola raíz bajo la tierra.

 

Las púas me mordían,

las duras piedras herían mi caballo,

el hielo iba buscando bajo mi ropa rota

mi corazón para cantarle y dormirlo.

Los ríos que nacían

ante mi vista bajaban veloces

y querían matarme.

De pronto un árbol ocupaba el camino

como si hubiera

echado a andar y entonces

lo hubiera derribado

la selva, y allí estaba

grande como mil hombres,

lleno de cabelleras,

pululado de insectos,

podrido por la lluvia,

pero desde la muerte

quería detenerme.

 

Yo salté el árbol,

lo rompí con el hacha,

acaricié sus hojas hermosas como manos,

toqué las poderosas

raíces que mucho más que yo

conocían la tierra.

Yo pasé sobre el árbol,

crucé todos los ríos,

la espuma me llevaba,

las piedras me mentían,

el aire verde que creaba

alhajas a cada minuto

atacaba mi frente,

quemaba mis pestañas.

Yo atravesé las altas cordilleras

porque conmigo un hombre,

otro hombre, un hombre

iba conmigo.

No venían los árboles,

no iba conmigo el agua

vertiginosa que quiso matarme,

ni la tierra espinosa.

Sólo el hombre,

sólo el hombre estaba conmigo.

No las manos del árbol,

hermosas como rostros, ni las graves

raíces que conocen la tierra

me ayudaron.

Sólo el hombre.

No sé cómo se llama.

Era tan pobre como yo, tenía

ojos como los míos, y con ellos

descubría el camino

para que otro hombre pasara.

Y aquí estoy.

Por eso existo.

 

Creo

que no nos juntaremos en la altura.

Creo

que bajo la tierra nada nos espera,

pero sobre la tierra

vamos juntos.

Nuestra unidad está sobre la tierra.

Un comentario en “Pablo Neruda: «Sólo el hombre»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.