¿Por qué se estropean los discos duros?

Vista del interior de un disco duro

 

Introducción

Debemos decir, en primer lugar, que el disco duro es un componente de alta tecnología, que se ha diseñado y fabricado para estar encendido y en uso durante períodos de tiempo prolongados, y sometido a una carga de trabajo continua. Pensemos que cuando encendemos un ordenador, el disco duro es uno de los componentes que se encuentra en movimiento de forma permanente: los discos actuales giran a velocidades bastante elevadas, entre 7200 rpm y 10.000 rpm.

Debes saber que los discos duros se construyen bajo unos estándares de calidad muy elevados. Los fabricantes ofrecen, incluso, una indicación del tiempo que se estima que durará el disco. Dicho más técnicamente, se habla del tiempo medio entre fallos (traducción de Mean Time Between Failures, también conocido por su acrónimo MTBF).

Los discos duros son dispositivos muy fiables, pero también hemos de tener en cuenta que la tecnología que los hace posibles es, como decimos, tremendamente compleja. Esta conjunción de factores (alta tecnología + gran carga de trabajo continuado) nos permite afirmar que los discos, en realidad, fallan en raras ocasiones. ¡Pero lo hacen!. El problema es que las causas pueden ser de muy variada índole, y su origen directo no es siempre evidente de forma inmediata.

Veamos algunas de las causas que pueden provocar el fallo de un disco duro:

  • La cabeza del disco ha tocado la superficie del disco (headcrash)
  • Fallo en el filtro de aire
  • Golpe
  • Caída del disco duro
  • Calor elevado o temperatura excesiva
  • Subidas o bajadas de tensión
  • Subidas o bajadas de voltaje
  • Sectores defectuosos en el disco
  • El plato del disco duro está rayado
  • Errores o problemas con el campo magnético
  • Error en la cabeza del disco
  • Fallo en el brazo mecánico (de la cabeza del disco)
  • Fallo en la alimentación eléctrica
  • Placa electrónica (PCB) dañada, por avería en la fuente de alimentación o sobrecarga eléctrica
  • Vibraciones
  • Fallo del motor
  • Entrada de polvo en la caja estanca del disco duro. [Basta una mota para que se pueda producir una catástrofe, y el disco quede completamente inservible para siempre.]
  • Error en la controladora de disco
  • Cambio brusco de humedad y/o temperatura
  • Entrada de agua o líquido
  • Desgaste por uso

En algunos casos, puede suceder, también, que el disco contenga sectores defectuosos de fábrica, y los errores no sean debidos a su mala utilización, a pesar de que muchos usuarios se autoinculpan de ello, precisamente por su desconocimiento tecnológico (“¿será porque me entró un virus?”, es una pregunta que he oído durante años). En cualquier caso, esta no es una situación que se produzca de forma habitual.

Interior de un disco duro, donde pueden verse los platos y el cabezal del disco.
Interior de un disco duro, donde pueden verse los platos y el cabezal del disco.

La vida útil de un disco duro es de, aproximadamente, 5 años (el valor del que hablábamos antes: MTBF). Esto no quiere decir que no puedan durar más tiempo; en realidad, es el tiempo estimado por el propio fabricante por término medio. Seguramente, la gran mayoría de discos duros funcionarán correctamente durante dicho tiempo. Sin embargo, hay un porcentaje que se sale de dichos márgenes de buen funcionamiento. El problema es cuando somos nosotros quienes tenemos que lidiar con el disco que está fuera del percentil. ¡Y ese sí que es un problema!

A pesar de que la posibilidad de un fallo siempre acecha a estos complejos dispositivos, también es cierto que, si tomamos las debidas precauciones, podremos reducir sensiblemente dicha eventualidad: hacer copias de seguridad con regularidad, alejarlos de fuentes de calor, procurar evitar los golpes, etc. En general, la mejor guía es el sentido común.

Una tecnología sorprendente

Las cabezas de lectura/escritura no tocan la superficie de los discos. Al contrario: lo recorren a una distancia vertical de unos pocos nanómetros (recordemos que el nanómetro es la milmillonésima parte del metro: 10-9 m), gracias a una película de aire de una anchura microscópica que se genera, precisamente, entre la cabeza y el plato al girar éste. Para garantizar que dicha película esté presente, y también para evitar el riesgo de que la cabeza toque el disco, algunos modelos de discos implementan un sistema aún más sofisticado, que impide que las cabezas sobrevuelen los platos hasta que éstos no hayan alcanzado la velocidad suficiente para que la película de aire se haya formado.

Si la cabeza llega a tocar físicamente el disco, los daños pueden ser enormes. En primer lugar, rayaría la superficie, con la consiguiente pérdida de datos. Pensemos que la velocidad normal de un disco duro actual es de 7.200 revoluciones por minuto, lo que significa que en el borde de un disco duro de un equipo de sobremesa la velocidad resultante es de nada menos que de 129 km/h.

¿Por qué falla un disco duro?

Para responder a esta pregunta, primero tenemos que recordar al lector lo que ya hemos dicho en apartados anteriores. Y, sinceramente, yo siempre he dicho que, en realidad, que un disco duro funcione es un milagro tecnológico al que no siempre le prestamos la debida consideración.

Pero, sobre todo, lo que hemos de observar es que la posibilidad de que algo falle o se estropee definitivamente es directamente proporcional al uso que se hace del dispositivo.

Y —no lo olvidemos— los discos duros son quizá la tecnología que más utilizamos en la actualidad, ya que está presente en toda suerte de productos tecnológicos, por doquiera que nos encontremos: ordenadores de sobremesa, ordenadores portátiles, reproductores de televisión, grabadores de video, reproductores multimedia, etc.

Ya en el año 2002, Peter Lyman y Hal R. Varian informaban que el 90% de la información nueva que se produce se almacena en medios digitales, constituyendo en su mayor parte discos duros. Puedes consultar su obra How Much Information? (2003).

Resulta evidente que, por su bajo coste, alta capacidad y velocidad de almacenamiento y recuperación, nos fiamos tanto de los discos duros que los usamos continuamente y sin siquiera darnos cuenta de ello, lo que aumenta de forma exponencial la posibilidad de encontrarnos con problemas.

Además, desde hace unos años (con el glorioso advenimiento de Internet) lo habitual es que tengamos el ordenador encendido muchas más horas que antes. En consecuencia, el disco duro permanece en funcionamiento mucho más tiempo de forma continuada, lo que sin duda posibilita una mayor probabilidad de fallo en el disco duro.

Detalle del cabezal de un disco duro.
Detalle del cabezal de un disco duro.

Algunos consejos sobre los discos duros

No debe menospreciarse la forma en que se utilizan los discos duros por parte de los usuarios. Concretamente, me refiero a las malas prácticas que habría que evitar. Y, para ello, no hay nada mejor que observar algunas buenas prácticas, que son muy fáciles de seguir:

  • No mover el disco mientras está en funcionamiento. Si se trata de un ordenador portátil o de un disco duro externo, esta observación debe respetarse con mucha más razón. [A pesar de que la tecnología ha mejorado enormemente a este respecto en los últimos años, el riesgo es real].
  • Extremar las precauciones en su uso (al tratarse de un objeto de alta tecnología).
  • En el caso de los discos duros externos, desconectarlos del sistema usando la función Extracción segura.
  • Evitar las fuentes de calor elevado.

La mejora del promedio de vida de los discos duros

Cuando en 1956 se lanzó el primer disco duro al mercado, su promedio de vida estimado era de 2.000 horas. Hoy día, en 2017, lo habitual son cifras de más de 20.000 horas.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .